Se ha producido un error en este gadget.

Adelante visitantes:

Encontrarán aquí ficciones breves, cuentos brevísimos que he venido escribiendo, la mayoría en el marco del "Taller de La Marina de Ciudad Ficticia" que ha sido y es mi hogar literario desde hace muchos años. Sean ustedes bienvenidos a leer y comentar.

miércoles, 27 de julio de 2011

Confusiones



El hombre de sus sueños se le apareció a Gregoria, la lavandera, con un anillo de diamantes.
El hombre de sus sueños se le apareció a Eleonora, la niña de la casa, traía una vasija de leche, y miel para untar el pan.
La mujer de manos ajadas, al ver en su anular la joya y en la mesa de la muchacha el néctar, dijo: 
—Señorita, volvamos a soñar, yo no quiero esta piedra —ambas estuvieron de acuerdo. 
Y al despertar de la siesta, exquisiteces cubrían el mantel de Gregoria; oros y brillantes, el cuerpo de Eleonora. 
No se puede confiar en los hombres de los sueños, equivocan muy fácil la dirección.


Publicada en la revista digital La Esfera Cultural, el 4 de agosto 2011 

8 comentarios:

Mónica Ortelli dijo...

Hermoso micro, Elise. Vuelvo a disfrutarlo.
Un abrazo.

Elise Reyna dijo...

Gracias Mónica por la visita. Cariños

Patricia Nasello dijo...

Una delicia de micro, Elise!

Abrazos

Elise Reyna dijo...

Gracias Patricia, me alegro que te guste. Cariños

Elisa dijo...

Qué bien que te hayas decidido a publicar tu bitácora, así podremos disfrutar de textos tan hermosos como estos cuatro que van hasta ahora.

Enhorabuena, Elise.

Anita Dinamita dijo...

Me encanta, sugiere un ambiente de tardes calurosas y sueños confusos.
Abrazos

Gabriel Bevilaqua dijo...

Ya sabés que este cuento me gusta mucho, no por nada lo elegí para el face. Lo que noto es que lo has modificado ligeramente, me di cuenta apenas leerlo. Toques estéticos: ambas versiones están muy bien. Una cosita: en el diálogo después que dice “volvamos a soñar” se te coló una raya y debe ir una coma.

Abrazos.

Elise Reyna dijo...

Patricia me alegro que te guste, besos

Elisa, que alegría tu visita, muchas gracias. Un beso.

Anita que buena decripción, sí algo así imaginé yo, cariños.

Gabriel, siempre tan atento a todo (jeje. Tuve algunos inconvenientes técnicos con esta mini y al volverla a colocar eché mano de una versión sin corregir. Ahora está la correcta. Besos